viernes, 1 de enero de 2016

Navidad, dulce Navidad

¿Quién hay tras un disfraz?


—¡Na-vi-dad… Na-vi-dad… Dul-ce Na-vi-dad… La a-le-grí-a de es-te dí-a hay que ce-le-brar…!

Habría sido un divertido espectáculo, con el que nuestro hijo se hubiese reído y pedido sus regalos sobre unas cálidas y esperanzadoras rodillas. Y mi mujer y yo habríamos contemplado, llenos de felicidad y ternura, cómo el chico presenciaba todo aquello con ojos brillantes de ilusión.

Sí, habría sido maravilloso, si el hombre disfrazado de Papá Noel que se había colado en casa no estuviera señalándonos con cada sílaba del villancico, con la intención de elegir al primero en morir. 


*Microrrelato escrito para el concurso navideño ''La cara oculta II'' de El Círculo de Escritores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si has leído la historia, ¿por qué no comentar? Tanto si te ha gustado como si no, no dudes en hacérmelo saber. ¡Gracias!